Análisis: el gobernador Greg Abbott, mordido por su veto de un proyecto de ley sobre ataduras de perros, hace las paces