Texas enfrenta una escasez de maestros que el COVID-19 está empeorando